Buscar
  • Datos y Mercadeo

5 estrategias para vencer la pereza

Tener pereza en especial después de almorzar es lo más común del mundo, el problema es cuando nos dejamos “Colgar” de trabajos por que la pereza, ociosidad o desmotivación como gustes llamarlo nos ganó.

Es por eso que en nuestro articulo de hoy te hablaremos sobre algunos consejos para ganarle a la locha, así que presta atención.


  1. Analiza tu entorno para ver si te rodean más perezosos. De acuerdo a varios estudios realizados la pereza suele ser un mal contagioso, así que considera si a tu alrededor existe alguna persona o personas que han inculcado en ti esa actitud puede ser tu familia, amigos o pareja que nos proyectan ese desánimo o apatía a la hora de comenzar una actividad.

  2. Las cosas simples van primero. El problema es el bloqueo que acompaña a la pereza: ¿por dónde empiezo? No te compliques la vida y empieza por lo más simple. Y si todo es igual, simplifica tu elección haciendo lo primero que surja. No es la mejor forma de organizarse, pero sí la más eficaz para empezar a hacer algo.

  3. Paso a paso. Lo ideal para obtener buenos resultados sería dividir todo en pequeñas partes y planificar su desarrollo. Esto en sí mismo puede ser una tarea abrumadora. Pero estamos hablando de vencer la pereza, no de alcanzar la máxima productividad y eficacia, así que con esto nos vale de momento.

  4. Haz una lista de tareas pendientes. A veces nos encontramos en situaciones caóticas con un montón de trabajo pendiente. Es muy difícil no perder la pista de todo el trabajo que hay que hacer.

¿Cómo empezar por lo más sencillo si no sabes lo que hay que hacer? Y de ir paso a paso ni hablamos, porque cada tarea es independiente.


  • Siéntate un momento y anota lo que tienes que hacer en una lista.

  • Elimina las tareas superfluas y deja las tareas menos urgentes para otro día.

Después, paso a paso, vete avanzando en la lista. No te juzgues, no intentes abarcar intelectualmente todo el problema. Simplemente, avanza, tachando o retirando lo que esté hecho.

  • Elimina las distracciones Habitualmente las distracciones son la fuente de la pereza y la única razón por la que decidimos aplazar las tareas para otro momento, lo que hace que hace que estas parezcan aún más aburridas.


Así que sea lo que sea que te distrae o te da locha, elimínalo y asegúrate de que una vez que hayas comenzado con una de las tareas no haya nada que te distraiga. De sobra sabes lo que es, para esto no vas a tener que hacer un gran ejercicio de autoexploración.


Para concluir, estas estrategias nos pueden ser tan útiles como decisivas. A veces, basta un pequeño cambio en nuestra rutina para generar cambios tan positivos como productivos. Ponlos en práctica.

7 vistas0 comentarios

© 2020 por Datos y Mercadeo S.A.S

Síguenos en nuestras redes sociales:

  • LinkedIn
  • Facebook
  • Instagram
  • White YouTube Icon
  • whasa